AVE FÉNIX.

 

 
De entre todas las aves del universo, la más hermosa era el Ave Fénix. Su plumaje tenía colores encendidos como el rojo y el oro y el tamaño, pico y garras de un águila majestuosa.
Según algunos mitos, vivía en una región que comprendía la zona del Oriente Medio y la India, llegando hasta Egipto, en el norte de África.
Esta ave vivía 500 años y no tenia la capacidad de reproducirse como los otros animales, sino que cuando sentía que su muerte estaba próxima, viajaba volando desde Etiopia hasta Egipto y allí construía un nido con ramas de plantas aromáticas, como el incienso o algunas resinas; después se tumbaba en él y esperaba a que los rayos del sol encendieran aquellas ramas secas y les prendieran fuego. La hoguera quemaba todas las plantas y con ellas, se consumia también el Fénix, para luego resurgir de sus cenizas. El Fénix ha sido un símbolo del renacimiento físico y espiritual, del poder del fuego, de la purificación, y la inmortalidad. Según el mito, poseía varios dones, como la virtud de que sus lágrimas fueran curativas.
Para los sacerdotes egipcios de Heliópolis, esta sagrada ave viajaba a Egipto cada quinientos años, y aparecía en la ciudad, llevando sobre sus hombros el cadáver de su padre, para depositarlo en la puerta del templo del Sol. Por tener esta capacidad para resurgir de sus propias cenizas, se la relacionaba con la resurreción de los muertos y también por eso era el símbolo del Dios Osiris ( el señor de los muertos).Pero además se la consideraba parte del Dios Ra, porque se creaba a si misma, y eran los rayos solares los que encendían la hoguera de su nuevo nacimiento.
 
 
Según el mito cristianizado, el Ave Fénix vivía en el Jardín del Paraíso, y anidaba en un rosal. Cuando Adán y Eva fueron expulsados, de la espada del ángel que los desterró surgió una chispa que prendió el nido del Fénix, haciendo que ardieran éste y su inquilino. Por ser la única bestia que se había negado a probar la fruta del paraíso, se le concedieron varios dones, siendo el más destacado la inmortalidad a través de la capacidad de renacer de sus cenizas.
Cuando le llegaba la hora de morir, hacía un nido de especias y hierbas aromáticas, ponía un único huevo, que empollaba durante tres días, y al tercer día, el Fénix se quemaba por completo y, al reducirse a cenizas, resurgía como un pequeño animal sin miembros, un gusano muy blanco que crece y se aloja dentro del huevo, como si fuera una oruga que se vuelve mariposa, hasta que dejando de ser implume se transforma en un águila celeste que surca el firmamento estrellado.La misma Ave Fénix, siempre única y eterna.
Claudio Claudiano (siglo IV), el último de los grandes poetas romanos, comentaba:
El Fénix es un ave igual a los dioses celestes, que compite con las estrellas en su forma de vida y en la duración de su existencia, y vence el curso del tiempo con el renacer de sus miembros. No sacia su hambre comiendo ni apaga su sed con fuente alguna“.
Su nombre proviene del griego ” PHOINIX“, que significa “Rojo”.

COMENTA ...¡ SI QUIERES!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: