UNA PENA… 1º parte

27 Abr
 
 
Me da pena ser un ser humano, no por mis actos (bueno, por algunos si) pertenecer a esta especie de animal, no es un orgullo es una condena moral, no por mis actos (bueno, por algunos si), sino por los actos comunes, por los de toda la humanidad.
La madre naturaleza, cometió  un tremendo error al dejarnos evolucionar y bajarnos del árbol, donde una vez nos puso.
Hay una frase en la  última entrega  de “LOS HIJOS DE LA TIERRA” que describe perfectamente su error.

“Cuando los hijos dejen de honrar a la madre, está será aniquilada”

En eso estamos, por ese camino vamos…
Hay tantos frentes que atacar, que no consigo saber cual  es  más relevante, más importante. Y me desanimo, y me canso y desisto…
Vuelves del trabajo, enciendes la TV y te ataca el Sexismo (Tendencia discriminatoria que valora a las personas en razón de su sexo,sin atender a otras consideraciones,como su trabajo o sus aptitudes) cuerpos artificialmente creados según la visión y deseos del hombre, nos hacen sentir feas, gordas  e infelices.
 “Dios… no soy capaz de conseguir ese canon de belleza que me impone mi sociedad, ni dejando de comer”
Esas imágenes de mujeres objeto, bombardean todos los días las pupilas de mis hijos. Ellos pensarán que es ese tipo de mujer el que deben encontrar en su vida…Ellas lucharán consigo mismas todo el tiempo para alcanzar ese canon y sentirse aceptadas. Ambos se sentirán defraudados… fracasados. Me ofenden como ser humano.
 
 
¿Realmente la mujer ha conseguido la igualdad? Lo dudo…
 Igualdad, no queremos eso… porque  no somos iguales, no sentimos, ni pensamos, ni nos comportamos de la misma forma, queremos ser tratadas con la misma consideración, como personas que trabajan al mismo nivel, que se ríen, se enfadan, envejecen, engordan…etc.
No es justo que para tener éxito, una mujer deba convertirse en una especie de Barbie, (muchas curvas, poco cerebro) tener unas apetencias sexuales comparables a la de los varones (algo  totalmente antinatural) y lo más triste, renunciar o temer a su maternidad. Nosotras  permitimos y alentamos esa discriminación subliminal, orquestada  por… ¿mujeres? No…por  diseñadores, maquilladores, peluqueros… y un largo etc. Nos maquillamos, pasamos hambre, gastamos lo que a veces no tenemos en trapos y demás… ¿para que? ¿Para nosotras o para ellos? Piénsalo…
¿Porque en las revistas y programas rosa ( ya el nombrecito lo dice todo) lo único que parece importar es el aspecto físico de las mujeres?¿Porque cuando hay un evento ( bodas, premios, galas) las que son estudiadas, observadas y criticadas desde la cabeza hasta los pies son ellas y no ellos? ¿Quién ve esos programas, compra esas revistas? ¿Quiénes son los que más critican, juzgan…? NOSOTRAS.
 Y se lo trasmitimos a nuestras hijas, un hecho casi comparable a la Ablación (acto que para la mujer occidental causa repulsión y estupor) pero que en el fondo no difiere de los maltratos a los que gustosamente nos sometemos las mujeres del 1º mundo. Pasar hambre, hasta llegar a la anorexia o la bulimia, para mantener un peso generalmente antinatural, someternos a operaciones quirúrgicas, con el correspondiente riesgo, para tener unas formas no naturales, depilaciones (que duelen),inyecciones de Botox ( virus del botulismo) para mantener un rostro sin edad, ni expresión.
Y todo para lo mismo…Tanto la Ablación, el velo islámico como todos los procesos a las que las mujeres nos sometemos, obligadas o aparentemente por propia voluntad  están dirigidos a complacer a los varones.
La deducción final es que hay que reconocer, que nunca hemos dejado de ser un objeto, un  producto de consumo del macho de la especie… UNA PENA.
Encuentro sexismo, en mi trabajo, en mi casa, en mi rutina diaria, y somos nosotras, las unas contra las otras quienes lo apoyamos.
 Las labores del hogar las realiza en un 80% la mujer después de un agotador día de trabajo laboral, donde su compañero varón será mejor recompensado por realizar la misma función. Sus  hijos varones serán liberados de los deberes domésticos, por que para que lo hagan mal, mejor se están quietos, que vean el partido con su padre, mientras sus hijas y ella preparan la cena.
 Ellas están genéticamente preparadas para hacerlo bien…paparruchas para calmar nuestras conciencias sexistas.
Kaly-36
Anuncios

COMENTA ...¡ SI QUIERES!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: